Los Viajes De Exploracion

Los viajes de exploración científica se desarrollaron en Europa después de la era de los descubrimientos, con la ayuda de las innovaciones tecnológicas (teodolito, cuadrante, cronómetro de precisión, brújula, telescopio, etc.) y motivados por la aparición de nuevas corrientes filosóficas y científicas (Jean-Jacques Rousseau, Georges Louis Leclerc, conde de Buffon, Charles Darwin, etc.).

Fue a partir de mediados del siglo XVIII y durante el siglo XIX, cuando se multiplicaron las expediciones con diversos grados de carácter científico. Más que para descubrir nuevas tierras, estas misiones tenían por objetivo cartografiar las diferentes regiones, descubrir la fauna y la flora, realizar observaciones astronómicas y meteorológicas y probar nuevas teorías en la forma de calcular la longitud. También, muy a menudo, coexistían objetivos políticos, más o menos encubiertos, que buscaron establecer o fortalecer los asentamientos y colonias.

Estos viajes, en general, permitieron la realización de levantamientos cartográficos, trazar nuevas rutas para el comercio marítimo, descubrir territorios, especies vegetales y animales, así como pueblos desconocidos, informar en Europa de los especímenes plantas y frutas tropicales, y hacer avanzar determinadas disciplinas (historia natural, botánica, taxonomía, la medicina, lageografía, hidrología, ictiología, oceanografía, etc.). También permitieron establecer relaciones diplomáticas y comerciales con países fuera de la esfera de influencia europea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*